2010Número 82Revista Especializada

Rompesedas

Sobre la colina más alta en la que se asienta la localidad de El Pego, en Zamora, se levanta Bodega Coral Duero. Más allá de una atractiva fachada, este es el origen de un vino único que obtiene la materia prima de un sensacional viñedo centenario.

Con su añada inaugural, Rompesedas va ganándose el paladar de expertos y aficionados que a lo sitúan entre los mejores vinos de la D.O. Toro. Del centenario viñedo dispuesto en suaves laderas se obtiene el fruto con el que se elabora este magnífico tinto. Tras su elaboración, permaneció 16 meses en barricas de roble francés. húngaro y americano. Sorprende su tanino suave y blando, y su sensación sedosa.

AA pesar de ser un recién llegado a la DO. Toro, ya son muchos los que han loado este tinto tan sonoro; y es que Rompesedas es más que un simple vino, es un vino único que, poco a poco, se ha ido posicionando a la altura de los ya consolidados vinos toresanos. 
La base de este proyecto se asienta en un extraordinario viñedo de 50 hectáreas de la variedad Tinta de Toro, dividido en varios pagos y dispuestos en suaves laderas, vides centenarias cuidadas con mimo y esmero. Junto a una magnífica materia prima hay una encomiable labor humana dedicada, en todo momento, a controlar con meticulosidad el proceso de elaboración, para obtener un vino de calidad y de producción limitada; hasta el momento no se han superado las 70.000 botellas anuales. Además se ha proyectado una original y vistosa bodega en la localidad de El Pego, con capacidad máxima para elaborar 100.000 botellas, resuelta a partir sencillos volúmenes, donde tiene cabida la última tecnología vinícola y los últimos métodos de climatización, así como una sala de barricas con 250 unidades de roble francés, mayoritariamente, que se renueva cada añada. La estructura de la bodega y todas sus dependencias están dispuestas según las necesidades del proceso de elaboración.

Artículo original en formato pdf