Los depósitos de fermentación se han diseñado para que cada uno albergue la producción de cada una de las fincas. Este proceso de segmentación, garantiza otorgar a cada tipo de vino sus atributos característicos. Además, permite mantener la trazabilidad de las cosechas, siendo capaces de tener perfectamente localizada una partida.