2014WAM ads Gabinete de Comunicación

Rompesedas, la marca de vinos con prestigio internacional de una pequeña bodega en un pueblo de 326 habitantes

Medallas de Oro en Premios del Vino a nivel mundial y destacadas menciones en reputadas guías como la prestigiosa Guía Parker entre otras, son algunos de los reconocimientos internacionales que ostenta esta reciente marca de vinos buenos. Éstos, unidos a otros logros nacionales, como el de Tempranillo de Plata por ejemplo, le han llevado a estar presente en muchos y muy distantes puntos del globo, cercanos eso sí, en la sofisticada demanda de vinos de alta gama.

Todo empezó en el año 2005, Paula Amor, dio un giro de 360º a una despuntante carrera profesional como Directora de Logística, para convertirse en la Gerente y Socia Fundadora de Coral Duero S.L, bodega productora de estos caldos exquisitos que ya cuentan con más de 6 premios internacionales y altas puntuaciones en la Guía Parker.

La añada del 2005 sirvió para que produjeran su primer vino, un vino elegante y con carácter. Su cuidada elaboración, vendimia manual, fermentación durante 16 meses en barrica nueva de roble, bazuqueos diarios y otros mimos, hicieron de este vino una delicia de la que ya no existen unidades en el mercado.

Repitieron producción de caldos deliciosos con las añadas 2006 y 2007, esta vez con fermentación de 18 meses en barrica nueva de roble, consiguiendo para ambos más de 90 puntos en la Guía Parker y en la Guía Verema respectivamente. Con ello empezaron a exportar y sus vinos se han comercializado en puntos del globo tan dispares como Alemania, Estados Unidos, Países Bajos ó Reino Unido.

Tras este éxito decidieron elaborar un vino de 22 meses en barrica nueva de roble, Finca Las Parvas, que perdura en la memoria de quien ha tenido la suerte de catarlo. Por ahora es una edición limitada, cosecha del 2006, del que aún quedan algunas botellas, pero cada vez menos.

Y por último, a petición del mercado, han elaborado un vino más joven, de 6 meses en barrica nueva de roble, pero también elaborado con esmero y procedente de uvas de viñas seleccionadas a mano. Este vino ha gustado tanto en su categoría, que ha recibido la Medalla de Oro en los China Wine and Spirits Awards de 2013.

El plan estratégico de Rompesedas ha sido apostar por las increíbles posibilidades enólogicas que una de las uvas más antiguas de Europa (superviviente a la plaga de la filoxera que arrasó las vides del continente a partir de 1866) brinda a la producción de vino. Algo que ya conocían los antiguos romanos, que producían vinos con ella para repartir por todo su imperio. En Coral Duero, han aportado a la Tinta de Toro un esmerado proceso de vinificación, que era hasta hace muy poco, nada conocido en la comarca, ya que los escasos recursos de sus habitantes, no permitían labores sofisticadas en la elaboración de sus vinos.

El nombre, que ha sido motivo de muchos juegos de palabras, viene heredado de el de la finca de viñedos centenarios que Paula y su socio Jesús Fernández compraron para producir sus primeros vinos. En los últimos años han comprado algunas viñas viejas más en la pequeña localidad de El Pego, dónde está situada la bodega, para poder producir más cantidad y satisfacer su increscente demanda, aunque a día de hoy, sigue siendo todavía un vino para unos pocos afortunados.